Círculos de Solidaridad

El consumo de vida silvestre cae casi un 30% tras percibir su vínculo con pandemias como COVID-19

Una encuesta realizada por GlobeScan para WWF, revela cómo, un año después de haber comenzado la pandemia por COVID-19 en el mundo, la percepción de las personas sobre las pandemias y sus vínculos con la naturaleza ha cambiado.

La encuesta se llevó a cabo en China, Myanmar, Tailandia, Vietnam y Estados Unidos, e identificó también un extraordinario apoyo público a la acción frente a los principales impulsores de las pandemias y la pérdida de la naturaleza.

Bogotá, 24 de mayo de 2021 – El día que inicia la Asamblea Mundial de la Salud de 2021, en un contexto de continuo sufrimiento causado por la pandemia de COVID-19, casi el 30 % de las personas encuestadas por GlobeScan en China, Myanmar, Tailandia, Vietnam y los Estados Unidos afirmaron que han consumido menos o dejaron de consumir vida silvestre por completo debido a la crisis de salud.

Específicamente, el 28 % de los encuestados en China indicaron consumir menos o dejar de consumir vida silvestre debido al COVID-19, con cifras que casi se duplican en Tailandia (del 21 % en 2020 al 41 % en 2021) y permanecen estables en Vietnam (del 41 % en 2020 al 39 % en 2021). Sin embargo, sigue existiendo un contingente comprometido de consumidores de vida silvestre en los cinco países, con el 9 % de los participantes expresando su intención de comprar productos de vida silvestre en el futuro.

Las cifras provienen de una encuesta realizada por GlobeScan para WWF, y publicada hoy en un nuevo informe titulado “COVID-19: Un año después: Percepciones públicas sobre las pandemias y sus vínculos con la naturaleza”. Se basa en un estudio inicial realizado hace un año para profundizar la comprensión de las actitudes y los comportamientos del público sobre cómo abordar futuras pandemias. Con la reciente investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que señala a la vida silvestre como una fuente probable de la pandemia, la encuesta de este año descubrió que hay un fuerte apoyo en los cinco países para respaldar los esfuerzos del gobierno para cerrar los mercados de alto riesgo que venden vida silvestre (85 %) y detener la deforestación (88 %), como causantes de los brotes de enfermedades de origen zoonóticas.

Más de un año después del brote de COVID-19, los datos muestran que existe un sólido entendimiento de que las interacciones riesgosas entre humanos y animales, a menudo relacionadas con la deforestación y el comercio de vida silvestre de alto riesgo, pueden conducir a brotes de enfermedades graves, con el 46 % de todos los participantes mencionando la transmisión de enfermedades de animales a humanos como la causa originaria con más probabilidades de desencadenar futuras pandemias.

La mayoría de los encuestados cree que la prevención de futuras pandemias comienza con abordar la raíz del problema, incluido el comercio de vida silvestre de alto riesgo y la deforestación. Más de cuatro de cada cinco personas encuestadas apoyan la acción del gobierno para hacer frente a estas amenazas, y en el caso de que no se tomen medidas para cerrar los mercados de vida silvestre de alto riesgo, el 79 % de todos los participantes en los cinco países dicen que estarían extremadamente preocupados o muy preocupados de que surja un brote similar.

“La pandemia de COVID-19 ha acercado trágicamente los impactos de la actividad humana sobre la naturaleza a nuestros hogares y familias, y la gente está cada vez más preocupada, exigiendo acción. Abordar los principales impulsores de los brotes de enfermedades de origen zoonóticas y adoptar un enfoque de Una Salud tienen que ser parte de nuestra estrategia colectiva para la prevención de pandemias globales”, dijo Marco Lambertini, Director General de WWF Internacional.

“La única forma de prevenir futuras pandemias es reduciendo las actividades humanas destructivas que provocan la pérdida de la naturaleza, como la deforestación, el comercio insostenible de vida silvestre y el consumo de vida silvestre riesgoso, en lugar de reaccionar ante los brotes después de que han surgido. Se estima que la prevención de pandemias cuesta 100 veces menos que responder ante ellas. La pandemia ha dejado en claro que invertir en la salud del planeta y la naturaleza es la única forma de evitar pagar un precio social y económico tan terrible nuevamente en el futuro, y los científicos tienen muy claro que a menos que reequilibremos nuestra relación con la naturaleza, la pregunta podría ser ‘cuándo’ ocurrirá una próxima pandemia, no ‘si’ es que ocurrirá», añadió.

Los principales factores que impulsan los brotes de enfermedades de origen zoonóticas incluyen la cría de vida silvestre, el cambio de uso de suelo que conduce a la deforestación y el comercio de vida silvestre de alto riesgo, que puede facilitar la propagación de enfermedades como COVID-19, SARS, MERS y Ébola al acercar a los animales salvajes a personas y animales domésticos.

El gobierno chino anunció una prohibición amplia del consumo de animales silvestres en febrero de 2020 y la encuesta encontró que, en China, el cierre de los mercados de vida silvestre de alto riesgo se considera la medida más eficaz para prevenir pandemias (91 %). En Vietnam, donde el Primer Ministro también anunció acciones contra el comercio ilegal de vida silvestre el año pasado, el 84 % de los participantes está de acuerdo con que cerrar los mercados de vida silvestre de alto riesgo es crucial.

La acción de incidencia Previniendo Futuras Pandemias de WWF solicita a las entidades gubernamentales que adopten un enfoque de Una Salud para el comercio de vida silvestre de alto riesgo y la deforestación.

La organización de conservación también está solicitando a los tomadores de decisión que incluyan las intervenciones necesarias para abordar los factores clave que impulsan los brotes de enfermedades de origen zoonóticas, en sus planes de prevención de pandemias. Detener la deforestación y cerrar los riesgosos mercados de vida silvestre, por ejemplo, son acciones que ayudarán a recuperar las poblaciones de vida silvestre y a mantener la biodiversidad local y global que, naturalmente, ayuda a regular las enfermedades, así como a garantizar el uso sostenible de los recursos naturales.


Acerca de la encuesta de GlobeScan

Esta encuesta en línea a mayores de 18 años se realizó en cinco países entre el 4 de febrero y el 18 de marzo de 2021. Estas fechas se eligieron para que coincidieran con la encuesta de 2020, que se realizó entre el 6 y el 11 de marzo de 2020. Tamaños de muestra: EE. UU. (2000), China (2000), Vietnam (1000), Tailandia (1000) y Myanmar (631). Debido a los disturbios políticos en Myanmar, la investigación en este país se interrumpió.


Acerca de Una Salud

Cuando se explicó el enfoque de “Una Salud” a los participantes en la encuesta de GlobeScan, el 85 % dijo que apoya o apoya firmemente dicho enfoque para combatir las pandemias.

La OMS define «Una Salud» como un enfoque para diseñar e implementar programas, políticas, legislación e investigación en el que múltiples sectores se comunican y trabajan juntos para lograr mejores resultados de salud pública. Reúne la experiencia en salud pública, salud animal, sanidad vegetal y medio ambiente. Cuenta con el respaldo de múltiples organizaciones internacionales y nacionales, incluidas la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Coordinación de Influenza del Sistema de las Naciones Unidas, el Banco Mundial, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y otros.

Fuente: https://www.wwf.org.co/?uNewsID=367030

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *