Círculos de Solidaridad

rio cauca

Una mirada por el viejo río Cauca

30 de agosto de 2022 / Escrito por: Ana Miryam Jacanamijoy para AMARU, Antioquia

Hace veintinueve años en la tierra de Barequeros Cauca se encontraban comunidades que labraban sobre el rio del mismo nombre el más precioso mineral llamado oro; quizá por más diminutas que fuesen las latillas del precioso mineral significaba dinero, dinero que ayudaría a solventar no únicamente las necesidades de la canasta familiar, sino también supliría salud y educación para los hijos de aquellos mineros que día a día ganaban el pan del día no se podría decir con el sudor de la frente, sino con el pasmo de frio de los huesos.

Hace muchos años cuando el gris espeso de lo más alto de las montañas se paseaba como si fuesen velos de hada que se expandían de norte a sur y del oriente hasta perderse en el ocaso. Cuentan los abuelos que en ese trayecto los velos formaban gama de grises no de colores sino del agua evaporada de la humedad del suelo y del cauce del rio Cauca.

Ayer… el velo gris que entrelazaba, el aura de ti Cauca era libre como las hadas.

¡Ah!… continua con un suspiro una de las abuelas;

-y “que decir… -abuelo. -contesto ella de aquel punto llamado el Cañón donde las cordilleras

 parecieran juntarse y el torrente del rio empujar con tal fuerza que venciera el  crudo peñasco de las cordilleras central

 y occidental como si naciese un bebe de fuerzas extrañas:

Ayer la gama de colores

Convertidas en nubarrones,

Despertaban al amanecer

De la flora en primavera.

¡claro! Las aguas iban envueltas en olas como si estuviesen trastrabillando de piedra en piedra como grandes torrentes que rebozaban sobre el manto. Dicho esto, termino la abuela en gran llanto. Ayer, el lamento de abuelos

Era el cuidado del suelo

Cubrir con su manto

Para mantener el riachuelo.

-Si… contesto el abuelo… -Esas olas.

 anidaban humedad en las riveras de mi

 encanto y entonces se veían pajaritos de

 vistosos colores, loros y guacamayos cantores.

El llanto del abuelo era sagrado

Y canto de los pájaros de cuidado,

Ayer, tan solo ayer reinaba la paz

Y la palabra considerada sabia.

 pero tampoco quedaron atrás

 el rugido de animales de afilados dientes

 que decían cuidar a los críos de aquel campo salvaje.

Ayer las olas del rio Cauca

Humedecían las riveras,

Para sembrar el café y la piña,

Al sudor del barequero.

Entonces los animales y las aves al escuchar el lamento de los abuelos;

corrieron los lobos, las dantas y los conejos tras ver caer el volar de los

 pájaros que dicen que fue para celebrar arreglos quizá para no escuchar el clamor de los abuelos con tanto desdén y añoranza.

Ayer… abuelo no perdías

Tu meditación ni desvelo,

Todos cuidaban de ti…

Y tus lagrimas eran de anhelo.

Pero el Cauca fue testigo de la conversación de los animales y por eso se entrometió con voz baja:

 Amor y esperanza

Del que a tu lado esta,

Y canticos de alabanza

De aves que cursaran y volaran

-Y los animales continuaron… preguntando:

¿cuál sería la ayuda para ver el verde, verde del rio cauca?

Sencillo contestaron los animales nosotros nos declaramos en guardianes.

-luego miro a las aves el rio Cauca y les pregunto con tono fuerte.

 ¿Cómo ayudarían a germinar las semillas para mantener el equilibrio del campo? Ellos se alborotaron y con canticos contestaron:

 -nosotros a las semillas las llevaremos al pico y las regaremos por el suelo para que un día crezcan y broten en el campo.

Y el rio preocupado

Como salvar al verde, verde cuestiono a los animales para mantener el suelo fuerte.

Los abuelos fueron felices pensando, que el rio calmaría la sed y saciarían el hambre con la pesca, que quizá fue un aparente sueño. Porque al bajar al rio con sus críos vieron el brillar latillas sobre la arena como si los llamasen por un instante que las tomarían con sus manos indicándoles el valor y el aprecio que les tenían otros coterráneos.

Pero no hay felicidad

Completo abuelo,

Las latillas brillantes

Mostraron cuenta de cobranza

Y continuaron el viaje hasta que los primeros en llegar al rio dicen que lo llamaron Mono por el brillo del oro y otros por los rayos del sol que hacía que trabajasen a cielo abierto los hombres de aquel campo. Pero aquel Mono no se quedó quieto también bautizo a los mineros de Barequeros hombres de teje y maneje que jamás descuidarían las riveras del rio Cauca.

Por llamar al rio de Mono

O llamar al cielo disque abierto,

Al hombre de barequero

O extranjero al que extrajo el oro.

 mmm… la felicidad duro poco, un día.  Llegaron hombres de negocios; que al observar el rio dijeron El rio es muy grande.

En este rio es apto para instalar una gran hidro energía, donde algunos jamás estuvimos de acuerdo, pero el poder inhumano no previo el desenlace de esta fatal historia;

¡hay!… bendito extranjero

El embalse de energía,

En pobreza y orfandad

El velo gris se convertiría-

El rio fue convertido en los más grandes embalses de energía sin prever que los peces morirían el oro ya no sería extraído a almocafre sino con aparatos que excavarían la tierra y el poco brillo de la arena sería el lucro de aquellos que Darian la oportunidad de renacer a los barequeros con más pobreza y menos trabajo y lo más fuerte con la tierra semoviente que con un fuerte invierno arrasaría con las humildes casas de los barequeros aledaños al rio. Así fue dijo el abuelo, el sueño no fue sueño, fue una horrenda pesadilla más cuando vimos por vez primera que la fuerza del agua del crudo invierno arrasaba vidas y solo podíamos ver cabezas pintadas al color del velo gris que pedían auxilio y nosotros impotentes.

¡Hay! El sueño no fue sueño

Fue una horrible pesadilla,

Ver disuelto suelo en fango

Y las olas llevando barequeros.

 ¿Cómo los salvamos?

¿Qué paso?

¿Dónde quedarían los restos?

Nosotros nos declaramos impotentes al ver la crueldad de la pobreza absoluta a nuestros pies de familias sin techo, niños huérfanos, pueblos enteros clamando hambre y sufriendo frio.

Que pesar… la historia queda sin final…

Solo preguntas y más preguntas del que o porque tanta crueldad del verdadero sabio

¿Dónde están los barequeros?……. Quizá algunos caminando desplazados.

¿Como están los barequeros?……. Quizá algunos sin techo y desamparados.

¿Y cómo siguen los barequeros?……algunos huérfanos resumidos en el dolor.

Abuelos… como terminar la historia.

Que pesar… la historia

Ho ha terminado,

El dolor de los huérfanos

Y los desplazados

Imborrables han quedado.

Tomado de: https://riosvivoscolombia.org/mujer/una-mirada-por-el-viejo-rio-cauca/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *